jueves, 10 de julio de 2014

Ni hasta el infinito ni directos al infierno.

La bolsa es psicología pura.

Parece que hoy entramos en un momento de pánico motivado por el Banco Espíritu Santo y su situación un tanto "extraña". No tiene buena pinta todo lo que está pasando y ya sabemos cual suele ser el resultado final de un banco que cae de esta manera tan tremenda en la bolsa.

De todas formas seamos fríos o por lo menos vamos a intentarlo.

Ni cuando alcanzamos los 11.250 nos íbamos a ir en pocos meses a 16.000 ni ahora nos vamos a 5.000.

Lo que sucede es lo de siempre; aparecen los oportunistas.

Cuando no hace más que subir salen voces que ya sabían que esto iba a pasar y aseguran que la bolsa subirá hasta 16.000 puntos en nada porque todo se está arreglando y ya no estamos en crisis.

Cuando baja sucede exactamente lo mismo. Escucho voces que dicen que nos vamos a 5.000, que ya lo decían ellos.

Lo que no entiendo es como esta gente sigue trabajando porque si saben estos movimientos de las bolsas se pueden apalancar en la inversión y ganar muchísimo dinero. Y ya se sabe que se trabaja por dinero pero si ya lo tienes...

Utilizando la cabeza dije hace unas semanas que podía ser un buen momento para meter la mitad de nuestra inversión en el índice ya que la bolsa no bajaba y la estaban manteniendo. Esto era por los 11.000. Pues bueno, puede ser un buen momento para meter nuestra segunda parte de la inversión, esa que nos guardamos por si pasaba algo como lo que está ocurriendo ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario