miércoles, 2 de abril de 2014

Tranquilidad o rentabilidad.

Cuando hablamos de inversiones debemos saber qué queremos. Con esto no me refiero a las inversiones sino a si buscamos dormir bien o sacar la máxima rentabilidad a costa de asumir riesgos.

¿Quieres tranquilidad o rentabilidad?, ¿te preocupa no ganar o no perder?, son preguntas sencillas que pueden hacerte saber cuál es tu perfil inversor.

Esto es más importante de lo que parece porque lo que está claro es que cuando entramos en un banco nos ofrecen lo que a ellos les interesa, no lo que tu necesitas. Después de más de 10 años de experiencia trabajando en dos bancos esto está claro.

De ahí la importancia de tener un buen asesor financiero que mire por nosotros. En ocasiones no hace falta que nos haga millonarios con la bolsa sino simplemente que nos de tranquilidad y conservar el capital. En otras rentabilidad a toda costa.

Dos clientes diferentes con dos perfiles distintos y dos inversiones que no tienen nada que ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario