lunes, 27 de enero de 2014

Hundimiento de la bolsa.

La parte psicológica y la prudencia son dos factores muy importantes en la inversión.

En ocasiones la bolsa repite movimientos y el comportamiento en algunas situaciones es muy parecido.

Cuando la bolsa sube y todo es optimismo, suele salir una mala noticia que nadie se espera. Baja la prima de riesgo, mejoran los datos y ... pam, poblema con las divisas. 

Siempre saldrá algo inesperado que hará que cambie el signo de los mercados.


En la crisis se ha dado una situación varias veces. Irnos de 16.000 puntos a unos 5.000 ha sido una caída brutal que se ha llevado por delante a gran cantidad de inversores. Mucho dinero perdido por el camino.

Si nos fijamos, cuando la prima estaba en 600, cada vez más parados (como ahora más o menos), los datos económicos malísimos, el país a punto de ser rescatado, etc, cuando pensamos que todo se va a la mierda, los jefazos se dan cuenta, se reúnen el fin de semana y sale una noticia que da un respiro a los mercados.

Es de libro, ha pasado varias veces.

Nada baja y nada sube eternamente. Todo tiene sus momentos.

Antes era más seguro estar corto (vendido), que largo (comprado). El motivo es que la bolsa era bajista cien por cien y por mucho rebote (famoso rebote del gato muerto), luego seguía bajando.

Actualmente esto ha cambiado y es más seguro estar largo porque la bolsa subirá, eso sí, con varios sustos por el camino.

Quién invierta ahora a largo plazo debería ganar bastante dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario